Emaús en el Tribunal Ético en territorio Mapuche

Por Assumpta Ayerdi. Responsable de Educación e Incidencia de Emaús

Cada año y desde que La Vía Campesina lanzara la Campaña Global para hacer frente a la violencia que sufren y viven las mujeres del campo, ANAMURI realiza los tribunales éticos para enjuiciar, de manera pública y simbólica, todas las formas de violencia que las mujeres viven en los sectores campesinos y en los territorios de los pueblos originarios. Este año se han realizado dos tribunales, el primero en el Norte Grande para denunciar la violencia y el impacto de las actividades mineras sobre las comunidades y pueblos del norte. El segundo en el territorio ancestral Mapuche donde, como recoge la primera consideración del veredicto dictado por dicho tribunal, se da:

Una política institucionalizada de violencia contra la mujer mapuche, niños y niñas, fomentada y exigida por el capital nacional y transnacional, y que proviene de un continuo histórico de dominación, que tiene que ver con una primera etapa que termina con la mal llamada pacificación de la Araucanía y una segunda etapa que engarza con un sistema político, ideológico, cultural y económico capitalista neoliberal que prolifera a través de la instalación de empresas forestales, hidroeléctricas y proyectos mineros”.

mapuche4

Participar en este tribunal ha sido para mí duro y emotivo. En los días previos fue latente la tensión ante la fuerza con la que se placó una manifestación pacífica, ante la dificultad de lograr permisos para la realización de la actividad, ante los comentarios difamatorios y de miedo que se extendían en relación a la comunidad mapuche. Llegado el día, bajo unos toldos improvisados en un espacio abierto del museo mapuche, tras una ceremonia espiritual tradicional, pudimos escuchar testimonios sinceros, dolorosos, de personas, principalmente mujeres, que han vivido la violencia del Estado contra el pueblo mapuche. Tal  como  lo señala Claudia Mellado Ñancupil , “testimonio de casos ya emblemáticos, cargados de años de persecución social y política, otros relativamente nuevos, pero que no dejan de repetir modelos de injusticia, hostigamiento, amenazas, violencia física y mental, asesinatos y encarcelamientos producto de montajes, narrativas que colmaron la mañana y parte de la tarde”.

mapuche-2

Finalmente, el jurado, compuesto tanto por dirigentas campesinas e indígenas, como por profesionales de la abogacía, dictó su veredicto en este Tribunal  Ético de Cañete “Contra el Terrorismo de Estado y Violencia del Capital en Territorio Mapuche”.

Así, como declaraba la compañera Pancha de ANAMURI, “nada detuvo esta gran actividad que nos llena de ira, valor pero, por sobre todo, de una gran compromiso de solidaridad activa con nuestras hermanas y hermanos del valerosos pueblo Mapuche”.

Ante las mineras, hidroeléctricas y forestales, su territorio cada vez es menor. Ante las agresiones que sufren, su rabia y tensión mayor. Pero, a través de la recuperación de tierras, de reclamar sus derechos y preservar su identidad, son pueblo y territorio en resistencia.

mapuche3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *