Obsolescencia: ¿programada o consentida?

Por Javier Pradini, Director General de Emaús Fundación Social

Se ha escrito y publicado muchísimo sobre la llamada “Obsolescencia Programada” refiriéndose a la fabricación programada para que determinados aparatos eléctricos o electrónicos dejen de funcionar o resulten inservibles tras un tiempo previamente establecido por los propios fabricantes, obligando a los consumidores a comprar un nuevo aparato.

raees con obsolescencia

 

Sin embargo, quiero alertar de otro fenómeno del que casi nadie ha hablado hasta estos momentos. Me refiero a la “Obsolescencia Consentida”. Desde muchos puntos de vista se denuncia los efectos negativos de una política industrial que fabrica productos para un consumo permanente de “usar y tirar”. Pero poco o nada se cuestiona de aquellos que siendo conscientes de estos efectos la practican, la fomentan o la toleran. Y me refiero a quienes siendo responsables públicos de las políticas de gestión de residuos permiten que miles de aparatos eléctricos y electrónicos, muebles y otros enseres acaben anualmente en los vertederos o, en el mejor de los casos, reciclados. El principio jerárquico de la gestión de residuos establece claramente la prioridad de la prevención -incluida la reutilización-, y de la preparación para la reutilización antes que el reciclaje, la valorización energética o el depósito en vertedero.

lavadoracolchon

Hoy en día, ningún sistema de recogida pública de voluminosos fomenta la aplicación del principio jerárquico. El depósito y recogida de muebles y electrodomésticos en la vía pública no favorece ni directamente la reutilización ni la preparación para la reutilización en centros adecuados para ello. Esto es lo que llamo “Obsolescencia Consentida”. Por qué dejar que algo que puede ser necesario para alguien acabe en los vertederos y no se facilite su reutilización por parte de personas que bien pudieran alargar su vida útil unos cuantos años más. La reutilización, ademas de contribuir a mejorar el Medio Ambiente, ofrece recursos a personas con dificultades económicas (con la que está cayendo), genera empleos sociales y aporta ingresos al territorio vía impuestos y cotizaciones.

11829

 

El 5 de Junio celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente. Quiero hacer una llamada de atención a quienes conscientemente son responsables de una “Obsolescencia Consentida” al evitar o retrasar que se articulen mecanismos de gestión medioambientalmente adecuados de aquellas fracciones de residuos susceptibles de ser reutilizadas o preparadas para la reutilización. Los resultados de Emaús en este ámbito muestran claramente los efectos positivos de su trabajo desde todos los prismas de la sostenibilidad: económica, social y medioambiental. Si no podemos combatir la “Obsolescencia Programada” al menos pedimos acabar con la “Obsolescencia Consentida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *