Remiendos para un Mundo Tóxico

Por Sheila Padrones, técnica de Educación e Incidencia de Emaús

Inconformista desde bien chiquitilla, Alba Bello, que nos acompañará en el Pop Up de Emaús FS hasta el 21 de diciembre, cogió una máquina de coser cuando apenas tenía 13 años. Simplemente porque no entraba en los cánones que marcaba la moda establecida. Simplemente…, como si aprender a coser de manera autodidacta tan joven fuera algo sencillo. Ya nos dice que no, pero que fue una forma de autodefensa y de fortalecimiento propio; una forma de no sentirse excluida de un mundo que te deja fuera si no tienes el cuerpo perfecto o no tienes sus gustos.

Ese mismo inconformismo le ha llevado a indagar en diversos lugares, llevando una vida itinerante que le ha traído desde su Cádiz natal hasta Donostia, tras pasar por lugares como Granada o Madrid. Lugares donde ha ido definiendo su propio estilo, a partir de sus vivencias, sus intereses y su necesidad de contribuir a un mundo más justo. Por eso ha creado, combinando formación en moda con sus estudios de Bellas Artes, un estilo atemporal, un estilo que no sigue las tendencias establecidas por las grandes casas, difícil de definir hasta por ella misma, pero que le da ese toque personal, propio; ese sello distintivo con el que toda marca debe contar. Es a su vez un estilo que define como genderless, sin género, porque ella hace faldas, sudaderas, vestidos, pero no ropa femenina o masculina; al tiempo que hace ropa inspirada en la clase obrera, ropa cómoda, de trabajo, ancha, fácil de poner, con bolsillos grandes; lo que ella denomina ropa para la acción, de batalla.

Y nos lanza, con su marca, un grito de alerta ante este mundo en el que vivimos, un mundo que no nos deja avanzar con libertad en nuestros proyectos. Pero al mismo tiempo, nos ofrece también soluciones; nos ofrece alternativas para poder remendarlo y así, poco a poco, mejorarlo.

‘Mundo Tóxico’ es una marca que se inspira en el arte como forma de expresión, tomando conciencia de problemas sociales y aportando una actitud crítica e inconformista. Una marca que quiere visibilizar la existencia de personas que creen en la autogestión como respuesta a una vida previamente estructurada, saliéndose de lo políticamente correcto. ‘Hazlo tú misma’ es la frase de referencia de esta marca, basada en la experiencia personal de no sentirse identificada con el mercado multinacional y estereotipado, y rompiendo con la discriminación hacia cuerpos no normativos.

Por ello, Alba busca la sostenibilidad en más espacios que la moda. Ha trabajado en el Teatro del Barrio de Lavapiés, un teatro que funciona de manera cooperativa; está implicada activamente en el movimiento feminista; es crítica con el modelo de consumo actual… De todo ello y mucho más hablamos con ella en nuestro squash.

¿Qué es para ti la moda sostenible?

Es huir del consumo masivo y optar por un consumo responsable y sostenible. Empezando por la gente que nos dedicamos a hacer ropa y diseñar, que deberíamos ser lo más coherentes posibles con nuestra forma de pensar y visibilizarlo.

¿Por qué tu opción por la moda sostenible?

Porque soy consciente de la falta de respeto que tenemos por la tierra en la que vivimos y eso tiene que cambiar. Y sobre todo por visibilizar que existen otras alternativas: hacer prendas bajo criterios y valores positivos para el planeta y las personas. Si pensamos a largo plazo, nos damos cuenta de que lo que importa es la calidad, no la cantidad, y tendríamos que cambiar ese concepto.

En tu opinión, ¿qué debe ocurrir para que la moda sostenible fluya más y mejor?

Yo creo que lo primero que debe ocurrir es que haya información y educación, porque a no ser que tú misma te intereses por tus propios medios, por tus propios intereses, por lo que te pueda influir en tu día a día, no buscas información. No te lo dan en el colegio, por ejemplo, o por lo menos no en nuestra quinta. Entonces, primero información; básicamente, concienciación.

Y hablando específicamente de la moda, que la gente que se dedique a este sector intente llevarlo en la medida de lo posible en su trabajo, porque es la única forma de enseñar a la gente de que tiene otras alternativas de compra y de consumo. Los primeros que se tienen que concienciar son los que la crean.

¿Es cara la moda sostenible?

Es cara según lo plantees. Yo pienso que no es cara si cambiamos nuestra forma de consumir, sobre todo a medio o largo plazo, pensando en la calidad del producto que compras en el caso de que sea un producto nuevo. Y luego hay más opciones, como reciclar ropa, tiendas gratis, tiendas de segunda mano, arreglar, customizar, hacerlo tú misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *