Vivir SINdesperdicio. Una aventura de Emaús de moda sostenible

Por Begoña Cabaleiro, responsable de comunicación de Emaús Fundacion Social

Ya desde sus comienzos tuvo muchos aires, que si tenía que tener un diseño tan o más chulo que otros artículos de primera mano, que no por ser algo solidario tenía que renunciar a una estética y aspirar a tener artículos depurados, …Pero que tampoco por ser estético había que dar un paso atrás en el cumplimiento de todos y cada una de los criterios de la economía solidaria,.. Así nació  SINdesperdicio, bonita de serie, romántica de convicción, y se convirtió desde el principio, en la niña bonita de EMAÚS. A todos, los de dentro de Emaús, alguna vez nos ha tocado hacer algún mercadillo de promoción.  Todos la sentimos un poco nuestra, esta marca valiente con tantos aires y aspiraciones.

SINdesperdicio ha tenido y tiene que nadar contra corriente desde el principio y competir con la producción textil  asiática, apoyada por sus baratos precios y con y por ellos, por una inmensa mayoría de consumidores que los apoyan.  Nosotros no podemos tirar los precios porque las personas que cosen la marca, en el EkoCenterArrasate, tienen la manía de trabajar bajo convenio sectorial y descansar  los fines de semana, y tener horario, y derechos  sociales como cualquier ser humano en cualquier lugar del mundo merece.

Pero no podemos decir  que no despierte simpatías, porque la marca las despierta. El museo Gugguenheim nos envía sus banderolas ya obsoletas para que se hagan bolsos y complementos para su tienda de Bilbao. Mediaset nos ha enviado alguna vez grandes pancartas con las caras más conocidas de tele 5 para encargarnos bolsos, y hasta a la mismísima reina Letizia y sus hijas les han llegado nuestros bolsos. Pero no solo de sonrisas se vive y se necesitan pedidos estables para mantenerse mejor.

En SINdespercio los bolsos, carpetas, mochilas, monederos,…están hechos con desechos. Mayoritariamente de banderolas publicitarias, pero también con otros materiales residuales como las viejas lonas desechadas de los toldos de las playas donostiarras , por cierto gracias ORMA que desde el principio nos suministra estos materiales,  o con los restos de tapizado de autocares Irizar

SINdesperdicio  en los últimos tiempos se está convirtiendo en un laboratorio textil de nuevos tejidos, de colaboraciones con nuevos y jóvenes diseñadores…en fin, sigue con sus aires y aspiraciones que nos hacen mantenernos enamorados de esta marca que ya va teniendo sus añitos y que esperamos cumpla muchos más. Seguro que lo logra. Alberto Gastón, nuestro querido y admirado compañero, ahora responsable de la marca, le ha insuflado nuevos aires de innovación, reflexión intelectual, juventud y modernidad que seguro que la hace avanzar y a la par  mantener el espíritu solidario y alternativo.

Qué es  para tí la moda sostenible?
Es vestirse con la cabeza. Es pensar que existe otro modo de hacer las cosas y dar pasos hacia el modelo que nos gustaría. Es una moda que recoge mucho de lo que defiende el consumo responsable (local, respetuoso con el medioambiente, que genere puestos de trabajo dignos, que empodere, .. y permite a las personas consumidoras que vistan de una manera consciente y que encima se conviertan en los mejores altavoces para ejemplificar que sí es posible hacer las cosas de otra manera.
Asi que la moda sostenible, eres tú, que estás leyendo esto ahora mismo.
Por qué SINdesperdicio opta por la moda sostenible
Creo que a SINdesperdicio se le queda un poco grande la palabra moda, porque ni marca tendencias ni humildemente pretende hacerlo. Llevamos muchos años con los mismos diseños y no tenemos capacidad para generar nuevas colecciones cada temporada. Aún así, la gente a la que le llega la marca  entiende rápidamente de que va ésto. El hecho de que esté Emaús como entidad promotora activa automáticamente la asociación de nuestros productos con la reutilización (reciclaje en este caso), y encima generando puestos de trabajo para colectivos en riesgo de exclusión social.
También son interesantes las redes que se generan detrás de nuestros productos, porque todos parten de la concienciación de quienes generan las banderolas (o el residuo) para gestionarlo de una manera responsable, y antes de tirarlo buscar alargar su vida útil, la cual se consigue cuando nuestros clientes adquieren un producto.  Además, todos los productos se piensan, se cosen, se miman y se envían desde lo local, en este caso desde  Arrasate
En tu opinión qué tiene que pasar para que fluya la moda sostenible.
La pregunta me sugiere entender la moda sostenible como un río. Y desde ahí, ver qué tiene que pasar para que fluya con alegría. Para empezar, tiene que haber agua, es decir, muchos agentes que se unan a la corriente de la sostenibilidad, en la medida de sus posibilidades, pero con el firme propósito de cambiar un modelo que se muestra absolutamente insostenible. Hay que tener cuidado con las especies invasivas ( con los mejillones tigres) que pueden entrar a este río, es decir, con aquellos que entran simplemente por una cuestión de marketing, pero sin pretender cambiar los aspectos estructurales del sector. Tan importante como el río, es la ribera que le acompaña en el camino… El ecosistema que se genera a ambos lados. Es importante que encontremos apoyo de la administración pública,del mundo académico (escuelas de moda), del sector minorista, del sector cultural, etc.
Y por ultimo, como todo río desemboca en el mar, hace falta un océano de personas consumidoras que estén dispuestos a apostar por este modelo diferente, un océano que sepa bien de donde vienen las aguas que bebe, que conozca con transparencia la cadena de producción y que a su vez se conecte con otros mares sostenibles.
Es cara la moda sostenible?
No hay que mezclar churras con merinas. No se puede comparar el precio de una camiseta de una gran cadena textil (seguramente fabricada por una mujer que trabaja 14 horas al día por unos miserables dolares y casi sin derechos laborales, en una fábrica que posiblemente vierta a los ríos productos químicos contaminantes y con grandes economías de escala) con una camiseta fabricada localmente con productos orgánicos y con un diseño exclusivo.
Si se hace esta comparación, es obvio que la moda sostenible es más cara que la moda convencional, pero si pensamos lo que dura una y otra, o  lo que implica si tiramos del hilo, se empieza a equiparar el precio, hasta el punto que la cuestión económica debería justificarse por todo lo que defiende la moda sostenible. Esto que dicen de que al final lo barato sale caro cobra todo su sentido aquí, y sino, que se analice la durabilidad de un producto fast fashion (diseñado con fecha de caducidad) versus uno slow fashion. Y de ahiíhacemos las cuentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *