Yabo! Yabo!

Por comunicación de Emaús

“El Día Mundial del Agua íbamos en la barca, como en manifestación-fiesta acuática, reivindicando el derecho a su acceso público. No. No lo puedo olvidar. Fue INCEÍBLE  La gente salía de los palafitos y nos saludaba. Nos llamaban !yabo yabo¡ Llevábamos música. Tod@s tienen un sentido del ritmo y del baile increíble. La gente bailaba en las barcas, bailaba a nuestro paso…Bailar  debe estar emparentado con la alegría, porque enseguida,-según nos cuenta Alberto-  aflora en sus rostros una sonrisa ancha, franca, alegre”. Así nos narra Alberto Gastón, nuestro compañero de Emaús en educación, el viaje que realizó junto a Jone Barquero, también compañera de Emaús en Arrasate al campo de trabajo organizado por Emaús Internacional en Benin.

Foto de Alberto Gaston

Foto de Alberto Gaston

Ese recuerdo se ve un poco ensombrecido porque según cuenta en un momento dado  “nuestra barca a motor le dio a una pequeña embarcación en la que solo había una niña. Había ido a por agua. Estaba en la cola acuática que se forma. Le rompimos uno de los cubos para acopiar agua.  La niña miró con mirada triste y madura a la vez. Resignada  porque sabía que nadie la tomaria en cuenta. Acostumbrada a ser invisible. Nadie se paró. Nadie reparó nada. Era pequeña. Era una niña”.

Fotografía Alberto Gaston

Fotografía Alberto Gaston

Las cosas no son como discurren, sino como se recuerdan. Al charlar sobre el viaje a Benin, para participar en un campo de trabajo de Emaús Internacional, en el lago Nokoué,  nuestro compañero de Emaús, una persona con un espíritu crítico, sensibilidad y humor muy particulares y recomendables le viene este episodio a la mente. No se quedó muy conforme con no parar, con no reparar el cubo roto a la niña. Quizá para otro fuera una simple anécdota. Pero Alberto necesita apuntar lo que no está bien para tratar de mejorarlo. El viaje a Benin, la experiencia le han abrumado e impresionado muy positivamente. Le han dejado un cúmulo de vivencias y sensaciones imborrables que sin duda repetiría en cualquier momento. Quizá  la falta de tiempo para poder profundizar más en las cuestiones o este pequeño o gran episodio de la niña ponen un halo de sombra a su  recuerdo honesto y riguroso. Piensa en todo lo que se podría hacer en materia de educación para trasformar esa sociedad, para  empoderarla, para acompañar a las mujeres y niñas en creer más en sí mismas,

Fotografía de Alberto Gaston

Fotografía de Alberto Gaston

Y qué decir de Jone Barquero. Ha vuelto desconocida del viaje. Benin ha debido tocar algo muy profundo en ella, que le ha hecho bajar de “la moto” en la que siempre anda acelerada. Ha dejado la moto aparcada y la ha cambiado por una mayor serenidad y una relativización bastante considerables y …desconocidas hasta ahora.  Y si, es un sentimiento hondo el que le ha dejado  porque de primeras se niega a hablar de Benín. Ha establecido vínculos sentimentales con el paisaje, con la gente, con el grupo de compañeros con los que se movió,…que no quiere remover porque duele la ausencia.

Pero sin querer le salen las palabras y con ellas los sentimientos y los recuerdos a borbotones.

¡Cuánto se puede hacer con tan poco¡

¡Alli hacen mucho con casi nada¡

¡Cuánto despilfarramos y llevamos al vertedero¡

¡Algo no funciona para que haya ese mal reparto¡.

¡Hay que hacer algo para corregirlo¡.

¡Nos costaría tan tan poquito y serviría para tanto!

¿Sabes? Cuando fuimos a visitar al grupo de Emaús de Afa las niñas iban con sus faldas, su pelo recogido, todas sonrientes, todas alegres,….algunas recorren tres horas caminando  para ir a aprender costura, peluquería

¿Sabes? porque no tienen ni siquiera bicicletas….

¿Sabes?  una madre de una de esas niñas me abrazo y no hacía sino darme las gracias.

¿Sabes? Se valora mucho el trabajo que hace Emaús. Me explicaron que muchas madres reciben en la zona ofrecimientos de gente de la ciudad que les brindan la oportunidad para  que sus hijas vayan gratis a estudiar a la ciudad.

¿Sabes? Son engaños porque luego resultan redes para esclavizar a esas niñas en la prostitución. En cambio, en el grupo de Emaús aprenden a ser libres, autónomas…en un lugar donde el machismo impera mucho.

¿Sabes? Como no tienen luz…qué bien les vendrían máquinas de coser de esas de pedal, qué bien si no fuera tan caro poder enviárselas, pero…¿es tan caro?

Foto Alberto Gastón

Foto Alberto Gastón

Emaús Internacional lleva ya varios años trabajando en un proyecto auto-gestionado por la comunidad local que tiene como objetivo la defensa del acceso público al agua, en Benin y más en concreto en torno al lago Nokoué. Un gran lago con una pequeña entrada de mar. El lago, tradicionalmente les había servido como fuente de alimentación a través de la pesca y como fuente de acopio de agua. Sin embargo, y a pesar de que viven en palafitos, en el agua, la fuerte presión demográfica que ha sufrido en los últimos tiempos la población, unido a una inexistente gestión de residuos  que van directamente a parar al lago, generaron la imposibilidad de abastecerse de agua.  La población optó en su momento por un sistema basado en pozos, que se han ido construyendo con el apoyo de Emaús. También se ha trabajado en temas de sensibilización para evitar vertidos y efluentes directos de aguas residuales y residuos sólidos al lago. En la presente ocasión se ha organizado un campo de trabajo que consistía en la plantación de árboles para paliar el impacto visual de algunas instalaciones, letrinas, que se habían creado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *